MORENA: UN “COSTAL DE PAPAS”