15. Salud digna

La pandemia expuso el estado actual del sistema de salud pública. Hospitales precarios, falta de médicos y especialistas, concentración del servicio de salud en las principales capitales, ineficacia burocrática, cobertura limitada de personas derechohabientes, comorbilidades entre la población y una larga lista de problemas que son resultado de la corrupción y el debilitamiento de las capacidades estatales producto de los gobiernos neoliberales. El sector salud es uno de los más rezagados, camina gracias al desempeño y esfuerzo del actual gobierno que ha implementado acciones contundentes para mitigar algunos de sus principales problemas. Una de ellas fue la reacción, coordinación y movilización intersectorial para enfrentar la pandemia más agresiva en la historia contemporánea de la humanidad. Sin embargo, los problemas siguen. Por eso, desde la Convención Nacional Morenista proponemos implementar un plan radical, es urgente y humano fortalecer de raíz al sistema de salud pública.

  • Garantizar el derecho universal a servicios de salud preventiva. Establecimiento de unidades de salud y de brigadas médicas permanentes en todas las comunidades y barrios del país.
  • Mantener el programa de etiquetado y acompañarlo con campañas de información.
  • Impulsar la industria farmacéutica nacional y acabar con la corrupción fomentada por las empresas farmacéuticas privadas.
  • Emprender campañas integrales de salud sexual y reproductiva.
  • Garantizar el acceso universal y gratuito a medicamentos.
  • Salud mental como un derecho inalienable, aumentando el presupuesto de inversión en el rubro para garantizar el acceso universal.
  • Incorporar la medicina natural para el tratamiento alternativo de los pacientes.
  • Establecer farmacias, laboratorios y equipamiento para la fabricación de las medicinas con plantas, frutos, flores, raíces, minerales, miel, etcétera., existentes en la región o culturas, para curar las enfermedades de forma natural.
  • Instaurar la especialidad de medicina natural en las universidades públicas del país.
  • Reforzar la prevención de enfermedades como la diabetes, hipertensión, obesidad y del corazón.
  • Mantener y ampliar los acuerdos de cooperación con Cuba para la capacitación de personal médico mexicano y brigadas de salud en territorio nacional.
  • Invertir en el desarrollo estatal y autoabasto de vacunas.
  • Atender la propagación de consultorios adyacentes a las farmacias que no resuelven los problemas de salud más graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *